sindicato de trabajadoras sexuales en Mallorca

Hoy la noticia es que en Barcelona “Nace el primer sindicato de trabajadoras sexuales”. Un paso más hacía legalizar esta forma de trabajo sexual, pero seguramente la gran mayoría de prostitutas ni saben lo que significa esto.

Leamos la noticia:

Trabajadoras sexuales de diversos puntos del Estado crean en Cataluña su primera sección sindical

El primer objetivo, ya en marcha, es abrir las puertas de más sindicatos a las trabajadoras sexuales, a fin de actuar desde los diversos territorios y, al mismo tiempo, articularse a nivel estatal, el nivel de gobierno del que depende incluir la epígrafe “trabajo sexual”

La reivindicación que el trabajo sexual es trabajo salta de las calles al terreno sindical. La Intersindical Alternativa de Cataluña (IAC) acoge la primera sección sindical del ámbito, un paso que traspasa de largo el plano simbólico y supone, para las trabajadoras sexuales que ejercen por decisión propia, una mejora de la posición en la interlocución con los gobiernos y una grieta significativa en el estigma. Así lo remarca su impulsora, Paula Ezquerra, que, por encima de todo, ve en la sección sindical “una herramienta política legal desde donde presionar al Estado para lograr el reconocimiento como trabajadoras”.

Ella es una de las diez primeras afiliadas, por ahora, todas mujeres y con marcado perfil activista. Varias son de Barcelona y otros de fuera de Cataluña. De hecho, el primer objetivo fijado -y ya en marcha- es abrir las puertas de la acción sindical a las trabajadoras sexuales en otros territorios, al tiempo que articular una “unión sindical del trabajo sexual”. “Además de trabajar desde la sección sindical de cada territorio sobre la realidad de cada comunidad, desde la IAC proponemos crear una unión sindical, a modo de enlace, para trabajar a escala estatal, que es nuestra finalidad”, detalla Ezquerra.

“Llegamos a crear la sección de trabajo sexual porque hay una necesidad y damos respuesta sindicalmente; la creamos para generar ámbito de acción desde las trabajadoras sexuales, para poder hacer acción sindical desde ellas mismas “, explica Herrera. “La herramienta de la sección sindical -añade- les permite estar reconocidas por una organización sindical y que las trabajadoras de muchos otros ámbitos las consideren compañeras de organización”.

Entre las ventajas inmediatas de contar con una estructura sindical, Herrera destaca el trabajo jurídico que se llevará a cabo en torno a las demandas laborales de las trabajadoras sexuales; un trabajo central a la hora de defenderlas en el plano de la política institucional. Concretamente, ante el gobierno español, del que depende incluir, o continuar negando, el epígrafe “trabajo sexual” y los derechos que, como ocupación reconocida, se desprenderían.

“Mientras haya pobreza, las formas de sobrevivir deben estar reconocidas por el Estado para que las trabajadoras, dentro de la explotación capitalista, tengamos un mínimo de derechos”, reclama Ezquerra. “Cuando tengamos una sociedad justa, con conciencia de género, entonces hablaremos las putas sobre si queremos dejar de ser putas. Porque hay en las que les gusta serlo. Pero hay que lo hace por dinero. Para sobrevivir. Como cualquier otra trabajadora “, añade.

Muy bien, pero el alto porcentaje de prostitutas extranjeras que visitan España y muchas más que visitan Mallorca e Ibiza en la temporada de Verano, ¿qué hacemos con ellas?, ¿Qué hacemos con todas esas chicas que se prostituyen huyendo de la pobreza de sus países? ¿Qué hacemos con todas esas chicas que no les interesa que el gobierno les quite una parte de sus ganancias? ¿Qué hacemos con todas esas que trabajan en casas y no por cuenta propia? Vamos a pensar en eso…

No todas las putas de España son Españolas, un gran porcentaje son extranjeras, y no todas las prostitutas de España se van a dedicar a la prostitución durante muchísimos años como para luchar por esos derechos, prefieren pasar desapercibidas, prefieren no tener que tributar y llevarse todo lo que ganan.

Puede que ocurra eso porque gran parte de la población no tiene muchos conocimientos de como funciona una empresa ni lo que significa ser empresario o autónomo, tampoco sabe lo que significa estado del bienestar y que sino se aporta una parte al gobierno, el gobierno no puede mejorar esos servicios que en teoría nos dan esa calidad de vida, no entraremos en como los gobiernos lo gestionan ni lo que nos roban.

No todo el mundo sirve para eso, no todo el mundo sabe trabajar por cuenta propia, no todo el mundo sabe llevar un negocio, pero si poco a poco el trabajo sexual se legaliza saldrán formas tanto para los que tienen locales como para las que trabajan por su cuenta y se quieren regularizar.

Hay países dónde los locales reciben chicas de otros países, las chicas pueden pedir trabajo de prostituta y trabajar 3 meses seguidos, con un total de 6 meses por año, creo recordar que en algún país funcionaba así legalmente la prostitución, no quiero decir que ese modelo sea el correcto.

Seguramente si las chicas pudieran pedir un contrato de trabajo sexual a un local o piso habilitado para eso lo pedirían antes de venir a la aventura como turistas.

Las que residen en España a lo mejor si están bien aconsejadas y se facilitan los tramites y gestiones, querrán estar afiliadas a la seguridad social, a nadie le gusta a fin de cuentas trabajar ilegalmente siempre y cuando tengan más beneficios que no trabajando ilegalmente.

El mundo poco a poco esta cambiando y siempre tiende a mejorar, entre todos luchemos para quitar ese estigma sexual de la sociedad. Las trabajadoras sexuales se merecen todos los derechos que tenemos todos los trabajadores, las putas se merecen ser una más en la sociedad, las putas no deben sentir vergüenza por trabajar y dar un servicio sexual a la comunidad.