Consejos para follar con mujeres putas

Reflexiona antes de elegir a una prostituta.

Antes de comenzar a ir con escorts, piensa. No es malo, no es delictivo y puede ser muy satisfactorio. Pero tiene algún efecto secundario.

  • ¿Puedes vigilar el gasto económico?
  • ¿Podría ocasionalmente tener efectos sentimentales adversos?

Una vez descubiertos los bienestares de la compañía,

  • ¿Tendrías la capacidad de dejar de visitar sin más a esa mujer?

Eres libre para elegir, pero piensa.

Si moralmente se puede ver reprobable, piensa que tu opción es tan válida como los que piensan lo contrario. Aprende a respetar y tolerar a las mujeres que se dedican a esta profesión.

Sobre la prostitución, todos poseemos ideas preconcebidas equivocadas, tu mismo deberás despejarlas. Deja atrás la hipocresía, otorga un paso estable hacia la normalidad.

Las profesionales son prostitutas, expertas del sexo de pago, escorts, acompañantes y putas.

No son muñecas de porcelana que se rompen al tocarlas ni elementos para la descarga sexual de algunos hombres. Son mujeres, sienten y sufren como los hombres, además son como cualquier mujer. Así que antes de visitar a una prostituta plantea tu visita como si tuvieras una cita con una mujer.

Lo que a uno le hace mal, le hace mal al otro. Si deseas respeto de parte de la profesional, deberás ganártelo como cliente.

No podrás hacer lo que tu quieres, sólo porque pagues. Trata a la profesional como te gustaría que ella te tratase a ti, el dinero no justifica que ella tenga que realizar servicios que no quiere hacer ni practicar con nadie o contigo.

Las expertas del sexo de pago, son personas, mujeres dedicadas a una profesión que venden un servicio. Ten claro siempre ese concepto: Servicio. Un servicio que en la mayoría de los casos incluye sexo, pero que no obligatoriamente ha de cumplir tus expectativas, ni tiene el porque incluir griego, sexo anal, francés natural hasta el final,… ya que puede que tus expectativas con esa chica sean imposibles de conseguir.

Como profesionales las putas asumen este trabajo y por esto se merecen ser reconocidas y valoradas por su condición laboral. No cuestiones sus porqués o fundamentos, sólo valora el servicio que vende y tu contratas.

También hay mujeres que son forzadas, todos debemos dar para que esto desaparezca, ¿cómo? Si detectas algo así ponlo en conocimiento de la Policía Nacional o Guardia Civil y pídeles que respeten tu privacidad. No hay que tener miedo a denunciar porque es algo que se puede llevar a cabo desde el más riguroso anonimato.

Los políticos deberían de perseguir a los proxenetas y mafias en lugar de perseguir a clientes y escorts. Es la hipocresía llevada al radical, la prostitución no es trata de personas, hay que luchar contra la trata de personas, no contra la prostitución.